Las leyendas de la Alhambra

En tierras andaluzas, el narrador queda embelesado con la belleza de la Alhambra. Es ahí donde conoce a los personajes que lo acompañarán a lo largo del libro.

Las narraciones que escucha de su criado y guía Mateo Jiménez las tomará como tradiciones a ser transmitidas entre generaciones.

Washington Irving. New York, 1873. Fue uno de los máximos representantes del romanticismo estadounidense. En su juventud trabajó como periodista para el Morning Chronicle de New York. Es famoso por sus relatos y biografías.

Descargar