Resistencias visuales:
estéticas de una nueva ciudadanía

Participan:

Nereida Apaza Mamani, Angie Cienfuegos, Raúl Chuquimia, Kania Dorregaray, Primitivo Evanán, Valicha Evanán, Venuca Evanán, Haroldo Higa, Karina Huertas, Carga Máxima, Jorge Miyagui, Antonio Paúcar, David Ramírez Nunta Inin Soi, Alionca Respaldiza, Olinda Silvano Inuma Reshinjabe, Alexander Shimpukat Shimpu arte, Sixto Seguil Dorregaray, Frank Soria, Pablo Taricuarima, Israel Tolentino, Luis Torres, Elena Valera Bawan Jisbe.

Resistencias visuales: estéticas de una nueva ciudadanía, reúne a veintitrés artistas cuyas obras, desde distintas orillas, tensionan la mirada centralista y hegemónica del arte contemporáneo y desestabilizan la noción centro-periferia a través de visualidades desafiantes, experiencias de aprendizajes y posturas políticas que dan cuenta de formas diversas de pensar y sentir el mundo.

Los grabados, pinturas, dibujos, mates, esculturas, collages, bordados, trenzados, gráficas e instalaciones que confluyen en la muestra, expresan distintas formas de resistencias. Algunas de ellas privilegian temas que albergan filosofías milenarias transmitidas a través de la oralidad y resignificadas en sus creaciones. Otras indagan en tradiciones familiares, tránsitos y peregrinajes interregionales, historias de migración, exclusión y luchas ciudadanas.

Brus Rubio Churay. Resistencia visual de los clanes, 2021. Acrílico sobre llanchamaBrus Rubio Churay.
Resistencia visual de los clanes, 2021.
Acrílico sobre llanchama

Pero también de resiliencias plasmadas en vibrantes visuales que reescriben la historia de nuestra visualidad contemporánea desde sus propios referentes.

La pluralidad de propuestas, materiales y temas tratados se presentan como un tinkuy o espacio de encuentro y diálogo que gira en torno al papel activo que tiene el arte en la consolidación de las demandas de la ciudadanía. Este tema nos permite hacer un pequeño pero merecido homenaje al antropólogo, gestor cultural y amigo César Ramos Aldana (1963-2017), quien en sus curadurías y proyectos apuntaló la relación del arte con la noción de ciudadanía total, valorando su potencial político y su papel transformador de la sociedad ¡Kachkaniraqmi!

María Eugenia Yllia y Brus Rubio
Curadores de la exposición

Resistencias visuales ¡Kachkaniraqmi!

En los últimos años las obras de diversos artistas han comenzado a interpelar con mucha fuerza conceptos incómodos y ambiguos como arte popular, artesanía, arte indígena, arte etnográfico, entre otros, cuyas semánticas jerarquizadoras, acusan miradas obsoletas. Estas interrogantes que surgen desde los mismos creadores, plantean formas alternativas de lo contemporáneo a través de materiales y modos de producción que revelan procesos individuales, familiares y comunitarios, que responden a una trama de relaciones muy amplia que empezamos a reconocer.

Pablo Taricuarima, artista kukama, investiga el cuerpo como soporte de la iconografía milenaria de diversos pueblos amazónicos, como la del pueblo shipibo-konibo que presenta en esta exposición, con una pintura de gran formato en la que confluyen tintes naturales y lenguajes de brillos.

El redescubrimiento del potencial de la pintura como formato se presenta en las obras de Elena Valera Bawan Jisbe, Frank Soria y David Ramírez Nunta Inin Soi quienes, sin dejar de lado el caudal visual shipibo-konibo de la región de Ucayali, han redimensionado el sentido visual del kené generando propuestas afines a sus necesidades expresivas. A través de gramáticas visuales que juegan con sus efectos ópticos, visiones chamánicas, animales y memorias recientes, dan cuenta de otras lógicas de percepción y reconstrucción de su cultura visual. Perteneciente al mismo pueblo Alexander Shimpukat o Shimpu arte, propone una instalación tallada en madera de cedro que gira en torno a la pesca, actividad fundamental en el universo ribereño amazónico, que presenta en clave contemporánea rodeada de remos pintados con temas de la cosmovisión de su pueblo.

Israel Tolentino usa el vértice de los muros para recordarnos la importancia de la apacheta como dispositivo de resistencia y su flamígera vigencia en las memorias colectivas de diversas poblaciones del mundo andino. Carga Máxima y Luis Torres, comentan desde la gráfica llena de color que contrasta la bicromía del dibujo a tinta, temas que resitúan el papel de la migración, poniendo al frente, desde el arte, las articulaciones sociales que desde hace décadas redefinen el paisaje visual de nuestra ciudad.

A través de planteamientos más personales, Karina Huertas usa el dibujo del cabello para hacer un comentario del paisaje urbano y la fortaleza de las mujeres en una sociedad patriarcal y violenta. Desde un discurso más íntimo Jorge Miyagui brinda un homenaje a sus abuelas maternas y rememora historias de migración y cómo los rituales familiares perpetúan los vínculos afectivos y de arraigo entre las familias japonesas.


Hilos, memorias trenzadas y contrahegemonías

El hilo es el elemento catalizador de diversas propuestas que, a través del arte textil, presentan memorias domésticas y familiares que buscan reformular nuestro presente. Desde Arequipa, Nereida Apaza Mamani reescribe la cartografía visual del Perú con frases poéticas que aluden a distintas formas de entender y sentir el territorio y cómo nos inscribimos en él, cuestionando que nuestros pueblos sean reducidos a simples datos e información. Angie Cienfuegos interroga la naturalización del racismo y la discriminación contra las comunidades afroperuanas que se da incluso en los ámbitos intrafamiliares y que se convierten en hábitos heredados generacionalmente. Alionca Respaldiza reclama, a través de la imagen y palabras de la luchadora social y activista chalaca por decisión Dora Mayer, las deudas pendientes del Estado con las mujeres y las poblaciones marginadas. Para todas ellas, la costura y el bordado suturan historias fragmentadas que reclaman con urgencia ser atendidas y transformadas.

Es también a través del hilo de fibra de alpaca torcida y trenzada que Antonio Paúcar evoca la trascendencia de las warakas y los conocimientos textiles que subyacen a ellas y siguen vigentes. Los pareja de Amarus simbolizan milenarias resistencias que adquieren nuevas resonancias en la escena contemporánea.


Tradiciones familiares

El ámbito familiar es el espacio de aprendizaje de una gran diversidad de artistas de todo el Perú y se desarrollan de forma paralela a los lugares de formación académica o formal. Ambos procesos formativos hasta hace poco eran considerados incompatibles e incluso solían ser subalternizados por estar fuera del limitado canon que establecía el mundo del arte. Desde hace algún tiempo, estos paradigmas obsoletos comienzan a ser interpelados desde el quehacer de los mismos creadores.

Si bien diversos artistas de esta exposición responden a estos procesos formativos, la obra de Sixto Seguil Dorregay y su hija Kania Dorregaray permite advertir con mucha claridad esta convivencia intergeneracional a través de piezas en donde las geografías y el sentido histórico se diluyen. En sus mates burilados se da cuenta que los saberes artísticos transmitidos de padres a hijos desde Cochas, Junín en el valle del Mantaro y posteriormente en Lima, son ámbitos apenas explorados que precisan de nuevos enfoques de análisis, más acordes a la pluralidad de vivencias estéticas que conviven en nuestro país.


Ciudadanía total: César Ramos

La ecuación arte y ciudadanía ha alcanzado una significación especial en nuestro medio en los últimos años, en gran parte, gracias al trabajo del antropólogo y gestor cultural César Ramos Aldana (1963-2017). Ramos convocó en proyectos curatoriales a artistas —que en muchos casos se autodefinían como artesanos— y a creadores con formación académica. Con ello buscó propiciar no solo el encuentro entre dos esferas sino también la reflexión en torno a las categorías que las separaban, actualizando el debate que se dio en nuestro país a partir de la entrega del Premio Nacional de Fomento a la Cultura en el Área del Arte a Joaquín López Antay en 1975, pero esta vez desde la agencia de sus mismos protagonistas.

Su frase ¡Ciudadanía total ahora! revela el potencial político que el antropólogo visibilizó en el arte y su importante contribución para la construcción de una ciudadanía todavía no alcanzada por todos los y las peruanas, como nos lo recuerda la pintura autobiográfica de Olinda Silvano Inuma Reshinjabe artista shipibo-konibo, a quien César apoyó en sus inicios avizorando su sólida trayectoria.

El Amauta Primitivo Evanán Poma, Presidente, socio fundador de la Asociación de Artistas Populares de Sarhua ADAPS junto con jóvenes amistades de César Ramos Aldana, le dedicaron una tabla de Sarhua Ayacuchana que recuerda los referentes, acciones e ideas que compartió con ellos y con muchos artistas. En honor y reconocimiento a su labor, la familia ADAPS Evanán Vivanco decidió además rebautizar con su nombre su sala taller ubicada en el local de ADAPS en Chorrillos.

En otro cuadro de coautoría entre Valicha Evanán y su padre Primitivo, presentan una crónica visual de la celebración del 107 Aniversario del distrito de Sarhua en Ayacucho. En él muestran el desfile tradicional Tabla Apaykuy, que tiene como Dueño de la casa a Primitivo. Le acompañan Gabriela Germaná (historiadora de Arte) y Valicha Evanán, están también como invitados un equipo de Unesco Perú.

La saga familiar Evanán continúa en las obras de Venuca, cuyos temas han resignificado el arte sarhuino a través de narrativas que presentan el importante rol de la mujer andina. En esta serie se muestra la agencia de la mujer sarhuina en la capital a través de la realización de actividades económicas y sociales diversas, así como su imponente presencia en la capital.

Alionca Respaliza, desde una mirada crítica de la historia contemporánea, comenta visualmente cómo se ha construido la noción de ciudadanía y el papel que intelectuales y políticos, como Dora Mayer y Juan Velasco Alvarado han tenido en esos procesos.

El decollage es el vehículo utilizado por Raúl Chuquimia para examinar los gestos políticos de los cuatro últimos presidentes de nuestro país y cómo sus apariciones ante la ciudadanía suelen estar legitimadas con retratos de héroes nacionales, como un camuflaje a las violentas crisis afrontadas en los últimos años. Haroldo Higa propone una lectura en la que se intersectan dos elementos: la imagen del héroe en su último acto y la palabra fe. A través de ambas, reflexiona sobre la coyuntura actual y cómo el sentido de la celebración se diluye en un país de extremas carencias, donde la palabra fe se abre paso como una opción a pensar nuestros diferentes futuros posibles.


Textos de artistas

Créditos

Curaduría
María Eugenia Yllia y Brus Rubio
Diseño gráfico
Carlos Rojas

© de los textos los autores
© de las obras y las fotografías los y las artistas

Alcalde de Lima
Jorge Muñoz Wells
Gerente de Cultura
Fabiola Figueroa Cárdenas
Subgerente de Patrimonio Cultural, Artes Visuales, Museos y Bibliotecas
Kelly Carpio Ochoa
Coordinación de galerías
Patricia Mondoñedo Murillo
Promoción cultural
Yovana Almidón Chauca / Daniela Moscoso Peña
Difusión cultural
Augusto Carhuayo
Diseño gráfico
Sophía Durand
Área de Comunicación Digital
Manuel Alejos / V. Franco Mego C. / Luciano Laurencio M.

Agradecimientos

Wili Pinto Cárdenas – Maguey Teatro, Manuel Munive Maco, Mateo Cornejo Zuloaga, Manuel Cornejo Chaparro y Claudia Guadalupe Benites Sánchez