Diario de confinamiento

El 16 de agosto del 2020 la División de Artes Visuales de la Gerencia de Cultura lanzó, en el contexto de estado de emergencia, aislamiento social y paralización de las actividades culturales presenciales por la COVID 19, la convocatoria de artes visuales “Diario de confinamiento”. La finalidad de ella fue buscar la creación de una crónica visual que reúna obras que desarrollen las reflexiones de los y las artistas locales, en lo concerniente a lo que implicó, para ellos, el aislamiento social y su repercusión en el trabajo creativo; es decir, generar un diario de artistas con distintas miradas personales y de experiencia colectiva.

El 6 de octubre, a través del fallo del comité de selección, fueron elegidos los diez artistas visuales que integran esta exposición colectiva, cuyas obras giran en torno a la nueva cotidianidad que supuso la coyuntura de confinamiento y aislamiento social. Desde un nivel personal se observan enfoques desde la auto-reflexión, la emotividad, la contención, la adaptabilidad y el cambio de actividades; y, a nivel colectivo, se percibe la vinculación de los artistas con la comunidad, el surgimiento de nuevas dinámicas sociales/familiares y el redescubrimiento de la ciudad.

Las obras “Cada día todo cambia” de Natalia Revilla y “Diario de un descenso” de Samuel Chambi dan una mirada íntima, contemplativa y sutil a la monotonía del hogar y de la vida durante la cuarentena. “En nuestra puerta se encuentra el sol” de Antonio García Castillo nos habla del hogar como núcleo de la familia y apoyo para resistir la crisis. Impulsadas por esa crisis personal “Sueños de pandemia” de Clara Best reflexiona sobre las comunidades y su territorio, mientras “La vida más allá de la muerte” de Mara Palacín busca acercarse a la comunidad cómo una familia extendida para generar una reflexión sobre sus problemáticas en pandemia. “¿Por qué bailan las mujeres?” de Liliana Albornoz es una crítica con mirada optimista de algunas problemáticas que no pierden vigencia y se suman a las de la crisis sanitaria. “¿Somos libres?” obra de Rafael Arévalo expande lo que implica el encierro, nos habla de quienes somos y a donde pertenecemos no solo en la actual coyuntura. “Distancia que no separa” de Sebastián Andi Díaz reflexiona sobre cómo se lleva la distancia social en la ciudad. “Relatos, adaptaciones en línea” de la artista Romavall es una pieza lúdica que trata sobre los nuevas relaciones y comunicaciones a través de las redes y “Visiones y alucinaciones en época de pandemia” de Adrián Principe nos muestra en nueve láminas una Lima sumergida en un apocalipsis pandémico surrealista.

Junto a esta exposición virtual, se está desarrollado la edición de un catálogo virtual de libre descarga donde, además de las obras seleccionadas, se incluyen piezas anexas que los y las artistas han tomado como referente de inspiración o que acompañan la narrativa visual de sus obras. Este catálogo es un documento de memoria que recordará la actual coyuntura desde el arte y los artistas para todos los ciudadanos.

En el marco de esta exposición se han programado tres (3) eventos virtuales públicos que contarán con la participación de los artistas.

Cada día todo cambia 01 / Cada día todo cambia 02

Natalia Revilla
Animación, loop
2020

Durante el confinamiento, entre los meses de abril y mayo, planteé una acción de intercambio con personas con las que mantuve una relación de comunicación frecuente. A ellos les pedí me enviaran una palabra o frase en la que estuvieran pensando, a raíz del aislamiento, y a cambio, yo las interpretaría y dibujaría.

A través de esta acción, intenté generar a nivel personal un espacio de tranquilidad y creación —puesto que estaba alejada de mi taller— y a nivel colectivo, activar vínculos y poder sintonizar a la distancia, en esas circunstancias tan específicas. En este intercambio encontré una nueva forma de visualizar el estado en que nos encontrábamos, y descubrí cómo una frase, palabra y dibujo nos permitieron acercarnos afectivamente de maneras que no habíamos experimentado antes.

Este proyecto también puede ser leído como un registro de percepciones e ideas desde el confinamiento que, a pesar de ser una experiencia que se dio de manera aislada, se percibió colectivamente.

Cada día todo cambia, es una de las frases que me regalaron, pero demuestra la contradicción propia del confinamiento: cada día todo cambiaba aunque todos los días parecían ser el mismo.


Diario de un descenso

Samuel Chambi
Fotografías analógicas digitalizadas, medidas variables
2020

“Diario de un descenso” se genera en el marco de la pandemia. Habiendo vivido 12 años solo, decido pasar la cuarentena con mis padres, por un tema de seguridad, y para poder apoyarlos en cosas como las compras; esto coincide con el diagnóstico de demencia vascular de mi padre y el ser testigo de la degradación de su mente.

Esta convivencia/encierro genera muchos sentimientos que busqué representar en el proyecto. Por un lado, la enfermedad de mi padre, él, alguien siempre orgulloso y fuerte, ahora depende de mi madre para tareas cotidianas como atarse los pasadores, además de su confusión y frustración por el encierro, reflejadas en intentos de fuga frustrados por nosotros. Por otro lado, la casa y sus cosas parecen seguir el mismo camino, rastros del paso del tiempo y cosas rotas que parecen ser conservadas solo por el apego y costumbre.

Esta serie fotográfica recrea imágenes que dialogan y potencian el sentimiento de deterioro y suspensión temporal que marcan los días de encierro. Para el proyecto trabajé únicamente con película y cámaras analógicas (en blanco y negro y color), remitiéndome al álbum familiar y sugiriendo una atemporalidad y nostalgia, muy presentes durante esta etapa de encierro.


En nuestra puerta se encuentra el sol

Antonio García Castillo
Pintura sobre lienzo, 150 cm x 150 cm
2020

La idea del proyecto se sostiene dentro de lo que significa la Casa, el hogar, aquel espacio íntimo donde podemos reencontrarnos a nosotros mismos, en nuestro refugio; es nuestro espacio más seguro, que nos da cobijo y dentro del cual nos relacionamos también con nuestras familias, donde compartimos nuestros alimentos, nuestros sueños y para los artistas el espacio ideal de creación, donde el producto u obra de arte emerge desde el trabajo silencioso, perseverante y que dará a luz obras que luego serán el alimento para la cultura de un país.

La Casa se torna entonces en la morada indubitable de nuestras fortalezas, en nuestra cavidad de resistencia frente a un estado de emergencia por causa de una pandemia mundial, nuestro techo es entonces un espacio primordial y semejante para todos los que habitamos en comunidad.

En “En nuestra puerta se encuentra el sol” quiero hacer referencia a los momentos de cambio que estamos viviendo, de un tiempo pasado hacía un tiempo futuro y a la importancia de enfrentar los desafíos que eso significa en nuestro presente histórico y social; en iluminar nuestros caminos hacia un cambio inteligente para mejor, promoviendo el diálogo y la cooperación colectiva para edificar juntos en comunidad, un puente de esperanza y transformación para bien de cada peruano y de nuestra sociedad como nación multicultural y desde cada hogar que se encuentre en cada región de nuestro Perú.


Sueños de pandemia

Clara Best
Videoarte, 3 min
2020

“Sueños de pandemia” es una animación de temática onírica que aborda la problemática del distanciamiento social y el aislamiento durante la pandemia del COVID-19, donde se vincula el arte, la psicología, onirología, entre otras disciplinas. La pieza es un videoarte realizado en animación en 2d, donde se utilizan las técnicas de stopmotion y animación digital.

En el video se observan unos ojos abiertos que miran los sueños de una persona durante la cuarentena; dentro de esos sueños se pueden distinguir personas de diferentes comunidades originarias del Perú —indígenas amazónicos y andinos—, y paisajes de distintas partes del territorio peruano —desde el mar peruano, pasando por los Andes, hasta llegar a los bosques Amazónicos—.


La vida más allá de la muerte

Mara Palacín
Libro con páginas de tela intervenido con fotografía, pigmentos y elementos vegetales, 20 cm x 20 cm
2020

Este libro de artista contiene en su interior fotografías de autoría de la artista, que están dispuestas junto a técnicas de impresión botánica, en donde cada hoja de tela tiene un olor peculiar a las plantas medicinales; además de contener las hojas de las mismas, el bordado también está presente junto a la escritura, las cuales son frases relacionadas a la comunidad shipiba y su contexto.

Esta obra evidencia la cotidianidad de la comunidad indígena y el redescubrimiento de la colectividad en estos tiempos, en donde más de 2.000 miembros que viven ahí enfrentan el aumento de casos de COVID-19, y han podido combatirlo con la ayuda de plantas medicinales. Actualmente, los shipibo-conibos resisten ante situaciones que han golpeado enormemente a su comunidad, quienes además tienen que enfrentar una situación sanitaria precaria.

Cada elemento está dispuesto peculiarmente, dando sentido a la poética de cada material recopilado en el libro, dejando huellas y caminos abiertos para imaginar la vida más allá de la muerte, la inevitable fusión de dos culturas, la ancestral y la occidental.


¿Por qué bailan las mujeres?

Liliana Enma Albornoz Muñoz
Audiovisual, 3:40 minutos
2020

Proyecto audiovisual que busca retratar a un grupo de mujeres diversas, desde el baile, como un acto de resistencia. Bailar como respuesta ante la incertidumbre, la tristeza y la muerte que se respira a raíz del COVID-19 y los sucesos sociales que hemos vivido en estas últimas semanas.
La alegría no nos está permitida a las mujeres, ya que antes de la pandemia las mujeres vivimos en condición de desigualdad y violencia: en el hogar, el trabajo, la calle, etc.; y durante el aislamiento se han podido visibilizar, con mayor atención, cómo las mujeres nos encontramos expuestas: más de mil mujeres desaparecidas y cerca de 100 feminicidios, sin olvidar el caso de la discoteca de los Olivos, donde 12 mujeres jóvenes perdieron la vida. ¿Cómo nos permitimos sonreír con tanta violencia?

Este proyecto busca generar una mirada reflexiva, contemplativa que nos invite a sonreír. Mujeres de diversas edades, clases sociales y orígenes se conectan desde el lugar orgánico que es el movimiento. La danza activa la respiración; los latidos del corazón, nos hace sentir vivas. Ellas se conectan a la tierra y retan a la inmovilidad, a esa quietud física, mental y emocional. Ellas danzan por recuperar y abrazar la alegría.

Participaron: (por orden de aparición) Maricarmen Gutiérrez, Cecilia Albornoz, Gisella Nakandakari, Malú Albornoz, Delia Muñoz, Marcela Rodríguez, Rocio Fuentes, Marfil Frankle, Cristina Flores, Milagros Quintana, Luciana Mejía, Silvia Bando, Carla Coronado, Milagros Felipe, Ana Karina Barandiarán, Sandra Bonomini, Eva Machado, Lola Soria, Susana Rivas, María Elena Carbajal, Jimena Ballen, Rosa García, Paz Espinoza, Lici Ramírez, Lucciana Aguilar, Lourdes Oviedo, Illari Orcottoma, Cristina Flores, Eka Horna, Sandra Soto


¿Somos libres?

Rafael Arévalo
Audiovisual, 9:30 minutos
2020

“¿Somos libres?” busca transmitir la frustración que sentimos todos en general (y los artistas en particular) al tener que renunciar a varias libertades que siempre gozamos para afrontar la pandemia del COVID-19. Aunque ya se implantaron protocolos para retomar grabaciones de forma profesional, aún es muy difícil realizar rodajes independientes que no cuenten con un debido presupuesto y las facilidades necesarias.

La incapacidad de no poder interactuar con casi nadie me animó a romper la rutina y visitar el parque de las leyendas (apenas volvió a operar) para, al menos, tener contacto visual con diversos animales y reflexionar sobre cómo estos han vivido prácticamente toda su existencia en confinamiento. Aunque es un lugar que todos amamos en nuestra infancia, con el paso del tiempo genera sentimientos encontrados ya que es inevitable sentir lástima por seres que viven encerrados sin poder ser dueños de sus destinos. Sin embargo, cuando luego se piensa que varios de estos son rescatados de lugares donde viven rodeados de peligros para ser cuidados y sensibilizar a la gente, la conclusión es que todo pasa por algo. Somos víctimas de las circunstancias y debemos hacerles frente hasta superarlas para volver a ser quienes somos.


Distancia que no separa

Sebastián Andi Díaz Banda
Óleo sobre plancha de metal, 25 cm x 25 cm
2020

Mi propuesta nace, en la cotidianidad de mi hogar, justo al momento de rallar una zanahoria y reconocer, en la forma encrespada, la estructura particular del virus que tiene puntas en forma de corona. Al mismo tiempo, aparece en mi mente, el distanciamiento social que, a manera de “cinta de seguridad”, nos inscribe al confinamiento.

Dentro de la composición mi idea se plasma en dos instancias: en un primer momento se encuentra, simbolizado por el color negro. Así en el primer recuadro, se representa la cotidianidad de mi hogar, donde la mascarilla, los guantes y el constante lavado de ropa se hicieron indispensables para la prevención. La segunda imagen evoca la calle de mí alrededor que, atestiguan personas pidiendo ayuda. Por último, el tercer recuadro se sitúa en la Av. Abancay, en donde el distanciamiento parece no cumplirse en los transportes públicos, generando un desolador panorama de contagio.

Por otro lado, en la parte amarilla, se presenta una interpretación morfológica del coronavirus, separando las imágenes representadas. En suma, el distanciamiento que simboliza, hace recordar el peligro que vivimos si no mantenemos nuestra distancia; por ello, todo el trabajo se torna en una “cinta de seguridad” que interpela al ciudadano a tomar conciencia del contagio.


Relatos, adaptaciones en línea

Romavall
Animaciones en GIF
2020

La obra tiene como objetivo visibilizar y reflexionar sobre el impacto que tienen la virtualidad y la crisis provocada por la pandemia en las y los docentes de arte. Está compuesta por una serie de 9 animaciones GIF presentadas en una suerte de collage digital. Para la elaboración de esta propuesta se han usado experiencias personales y colectivas de docentes de arte, donde el espectador podrá visualizar de manera simbólica los problemas, desafíos y emociones por los cuales atraviesan. Se usa el formato GIF debido a su visualización amigable y a su economía en términos de recursos de transmisión de datos.

Las animaciones cuentan con efecto loop, debido a que este efecto simboliza los procesos repetitivos y cotidianos propios de las plataformas de enseñanza virtual. Además, cabe mencionar que este tipo de animación ha extendido su práctica como recurso artístico y pedagógico dado que necesita requisitos mínimos en los dispositivos digitales para elaborarlos. Asimismo, su práctica ha favorecido a las experimentaciones artísticas digitales en las cuales no es indispensable contar con materiales físicos para desarrollarlas.

De esta manera la obra busca ser un testimonial virtual de vivencias de docentes y estudiantes de arte en tiempos de confinamiento.


Visiones y alucinaciones en época de pandemia

Adrián Principe Castillejo
Tinta china, acuarela sobre papel posteriormente digitalizado y editado, 20 cm x 30 cm (c/u)
2020

Serie:

(Lamina 1) “Visiones y alucinaciones en épocas de pandemia (Portada)”
(Lamina 2) “Huyendo de una pandemia”
(Lamina 3) “Fin del mundo”
(Lamina 4) “Como en las ficciones los héroes han surgido en los momentos más difíciles”
(Lamina 5) “Es fantástico contar con aparatos y máquinas que desvanecen las distancias”
(Lamina 6) “A veces me temo que…”
(Lamina 7) “¿Omnipresencia?”
(Lamina 8) “El mundo también necesita descansar de nosotros”
(Lamina 9) “Lámina final”

Este proyecto surgió durante la experiencia de la pandemia provocada por la COVID-19. Consta de 9 ilustraciones que pretenden articularse como una novela gráfica, de narraciones cortas, cuyo desenlace no se cierra sino que da paso a la especulación. Para ello me apropio de la gráfica de las historietas antiguas (las que eran dibujadas a mano alzada y entintadas e iluminadas después) que narran historias de ciencia ficción, raras o de terror.

Las láminas ilustran una serie de ideas, sensaciones y reflexiones que surgieron en mí durante el periodo de confinamiento y posterior adaptación al contexto actual. Si bien parten de una perspectiva personal por el continuo bombardeo de los medios y por los rumores que pululan en internet; el lector/espectador puede identificarse y reconocer las historias que en ellas he graficado. Finalmente, todos hemos, o estamos, experimentado las secuelas de la pandemia a nivel emocional.

Fantasear para descargar miedos y temores, sublimar emociones turbias ante futuros oscuros y nebulosos, para lograr la contención ante semejante evento, fueron algunas de las razones que me motivaron a realizar este trabajo a modo de una historia de ficción con nexos a nuestra actual realidad.


Biografías

Natalia Revilla
(Lima, 1981)
nataliarevilla.com

Egresada de la Facultad de Artes de la PUCP. Entre sus exposiciones destacan: Paper Routes: Women to Watch 2020 (National Museum of Women in the Arts, Washington), 20 palabras y Lo invisible es un lugar (Wu Galería, Lima), El dibujo en el Perú (Matadero, Madrid), En tiempo presente (Espacio Odeón, Bogotá), Y qué si la democracia ocurre? (Galería 80m2, Lima). Ha participado en las ferias internacionales Arco Madrid, Pinta London, Swab Barcelona, ArtBo, ArteBa entre otras.

Su obra ha sido publicada en “Amazonistas”; Art Nexus Nro. 92 “Lo invisible es un lugar”, Encuentros Cercanos: “El Porvenir es el pasado que viene” entre otros.

Es codirectora de Contexto, Editorial de Libros de Artista.

Samuel Chambi
(Lima, 1983)

Realizó la carrera de fotografía en el Centro de la Imagen. Luego de egresar, trabajó 3 años en el área de impresiones de la misma institución, llegando a ser el director de dicha área. Ha sido profesor de fotografía en el Centro de la Imagen y en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes. Su trabajo ha sido expuesto en diversas ferias de arte y fotografía en el Perú y en el exterior como en Argentina, Colombia, España y Francia. Actualmente divide su tiempo entre la dirección de Fisura Galería (fisuragaleria.com) una galería de arte contemporáneo y su trabajo personal.

Luis Antonio García Castillo
(Lima, 1969)

Artista visual multidisciplinario, licenciado en pintura por la facultad de arte de la PUCP, ha realizado proyectos de investigación y 17 exposiciones individuales entre las que destacan en el “Paraísos Ajenos” en el Centro Cultural del Museo de San Marco, Lima (2019); “Piel del Amazonas” en CAMP Rosario, Argentina (2015) y “Natural” en el Museo Pedro de Osma, Lima (2013). Su obra se ha presentado internacionalmente en ferias, bienales y trienales como “Amazonia Ultimo Paraíso Mágico” en la Universidad Javeriana, Bogotá, Colombia; Miniprint Trienal, Osaka, Japón; The Iowa Biennial Exhibition of Contemporary Miniature Prints, EEUU y Bienal de Mini-print Barkoshtostan, Rusia. Su obra se encuentra en colecciones públicas y privadas nacionales e internacionales.

Clara Best
(Lima, 1987)
www.clarabest.org

Estudió Comunicación Social en la UNMSM (2006-2011) y Artes Plásticas en la ENSABAP (2010-2015. Ha participado en diferentes exposiciones en el Perú y el extranjero. Realizó las siguientes muestras individuales: Animalia en el Centro Cultural Peruano Japonés (2019), Rastros en el Museo del Convento de Santo Domingo-Qorikancha (2018) y El Hilo tiene memoria en el CCENSABAP (2018) por el Centenario de Bellas Artes. Ha sido ganadora de diferentes concursos como Estímulos económicos para la transformación social del MINCUL (2020), Concurso por la transformación social del CULTURAYMI en los Juegos Panamericanos (2019), entre otros.

Mara Palacín
(Lima, 1992)

María Claudia Ramos Navarro se crio en uno de los distritos más peligrosos de la ciudad, cerca del mercado de segunda mano más grande del país “Tacora”; sus pasos por la escuela de bellas artes de Lima la llevo a participar en diversos espacios culturales. En el año 2015 participó en un concurso de archivo fotográfico organizado por el ministerio de cultura, siendo una de las seleccionadas.

En el 2017 se concentró en su mi primer proyecto fotográfico, evocando recuerdos de niñez, sintiendo que Tacora, un lugar con tanta historia, personas y anécdotas que contar, tenía que ser visible. En su práctica como artista interdisciplinaria, toca temas como la identidad, los recuerdos, la memoria, la nostalgia, la soledad, la niñez, muestra un mundo interno, muchas veces con realidad social.

Liliana Albornoz
(Lima, 1981)
lilianaalbornoz.wixsite.com/lilithalbornoz

Bachiller con especialidad en artes escénicas de la PUCP. Máster de Prácticas Escénicas y Cultura Visual del Museo Reina Sofía (España). Artista multidisciplinaria, gestora cultural, curadora, pedagoga, activista feminista. Es miembro de la Asociación Cultural elgalpon.espacio y fundadora de la colectiva activista feminista Collera. Sus obras se han presentado en diversos encuentros y festivales de diversas regiones del Perú, Latinoamérica y Europa. Actualmente es docente de la UCSUR. Sus proyectos se centran en investigar el cuerpo como materia viva y contenedora de memoria [personal y social colectiva], con los temas transversales de género, identidad, resistencia y memoria.

Rafael Arévalo
(Lima, 1982)

Estudió cine en el instituto Charles Chaplin. Ha realizado los largometrajes “Cinema infierno” (2019), “El año del apocalipsis” (2016), “Mensajes subliminales” (2016), “De parias y mendigos” (2015), “Biopic” (2012), “AM/FM” (2012), “Objetos” (2011), “Kasa Okupada” (2010), “Alienados” (2008) y más de 30 cortos que han participado en diversos festivales internacionales. El 2019 obtuvo un premio del Concurso de Desarrollo de Proyectos de Largometraje de DAFO con su futura obra “Uku Pacha” (“Inframundo”).

Sebastián Andi Diaz
(Lima, 1989)

Artista plástico egresado de la ENSABAP en el 2016. Participar constantemente en el medio artístico le ha permitido ganar algunos premios como: el segundo puesto de “Herederos de nuestra magia”, Cerveza Cuzqueña (2012); el primer puesto del concurso “Euromotors S.A” (2016); el primer puesto “XX salón nacional de pintura contemporánea”, Huánuco (2016); el tercer puesto II concurso pictórico de historia militar “Juan Lepiani Toledo” (2016); el segundo puesto XXVIII concurso de acuarela, “John Constable, paisaje peruano” (2017); además obtuvo dos premios en el concurso de retratos por el centenario de Bellas Artes (2018); y en el 2020 una de sus obras fue premiada en el concurso de dibujo “docentes históricos Bellas Artes”.

Romavall
(Lima, 1991)
instagram.com/romavall

Rosa María Valle es egresada de la Escuela de Bellas Artes del Perú en el 2015, obteniendo la Medalla de Oro de su especialidad. Desarrolla propuestas ligadas a temas urbanos, sociales e identidad en técnicas tradicionales y medios digitales. Ha expuesto en Perú y en el extranjero en muestras individuales y colectivas. A lo largo de su carrera ha obtenido diferentes premios nacionales de pintura, dibujo y arte con nuevos medios, bajo el seudónimo «romavall». De manera paralela, se ha desarrollado como docente en diversos espacios educativos formales y no formales. Se ha destacado su participación en diversos proyectos de arte-educación.

Adrian Principe Castillejo
(Lima, 1988)
principecastillejo.wordpress.com

Bachiller en Artes Plásticas y Visuales por la ENSABAP. Egresado con Medalla de Oro en Pintura (2013). Ha seguido talleres de fotografía digital en la escuela de arte Corriente Alterna y diversos cursos sobre arte y patrimonio cultural. Se ha especializado como pintor, como ilustrador de material histórico y patrimonial, y en el diseño de material gráfico para publicaciones y proyectos museográficos. Cuenta con diversas exposiciones colectivas y una individual (Centro Cultural de la ENSABAP, 2014). Es ganador del concurso Bicentenario “Nuestros Relatos”, disciplina ILUSTRACIÓN y seleccionado en la Convocatoria de Artes Visuales 2020 “Diario de confinamiento”-MML.


Créditos

© de los textos los autores
© de las obras y las fotografías los y las artistas

Alcalde de Lima
Jorge Muñoz Wells
Gerente de Cultura
Fabiola Figueroa Cárdenas
Subgerente de Patrimonio Cultural, Artes Visuales, Museos y Bibliotecas
Kelly Carpio Ochoa
Coordinación de galerías
Patricia Mondoñedo Murillo
Promoción cultural
Yovana Almidón Chauca / Daniela Moscoso Peña
Difusión cultural
Augusto Carhuayo
Diseño gráfico
Sophía Durand
Área de Comunicación Digital
Manuel Alejos / V. Franco Mego C. / Luciano Laurencio M.